Bienestar cuidados

Compromisos y Responsabilidades Compartidas

La noción de corresponsabilidad pertenece al “mundo del trabajo” y se refiere a una responsabilidad compartida, a un  compromiso global por parte de un conjunto o equipo de individuos.

Por ejemplo, hay corresponsabilidad en un pueblo pequeño cuando las personas se ocupan de limpiar las plazas y calles. Pero, es a todo el pueblo, el que es corresponsable de la limpieza. O en una familia cuando se organiza para el cuidado de sus miembros, como unidad doméstica con responsabilidades y compromisos compartidos.

Lo mismo sucede a un nivel más general. Es toda la humanidad la que comparte su responsabilidad en relación con el cuidado del planeta y, por lo tanto, hay una corresponsabilidad en esta idea.

Controversias y diferencias

La noción general de corresponsabilidad puede provocar una controversia inevitable entre algunos individuos.

Es lo que ocurre cuando una persona considera que no debe compartir con los demás un compromiso determinado, es decir, cuando un individuo pretende desvincularse de la corresponsabilidad que comparte con los demás.

Así sucede dentro de un colectivo o una familia cuando algunos de sus integrantes no cumple con lo acordado, sobre el cuidado de algún miembro del grupo de manera conjunta. Sería un caso de ruptura de la corresponsabilidad y muy probablemente de algún conflicto.

La corresponsabilidad, como una responsabilidad compartida, como una  idea de compromiso con el bienestar general de toda la humanidad en su conjunto es cada vez más aceptada y necesaria.

Y es lógico, que sea así, porque las relaciones humanas ya contienen un diseño previo que le es propio de la condición humana que incluye una disposición hacia el cuidado de la vida y del grupo social.

Es el fenómeno del cuidado entre las personas,  una condición indispensable para la supervivencia, pero también para el bienestar.

Requiere de una corresponsabilidad compartida, un compromiso compartido independientemente de la edad, el género, la clase social y/o la sociedad a la que pertenezcan las personas.

Corresponsabilidad en la Vejez

Por ejemplo, es un error decir que la persona puede transformarse en “una carga social” porque necesite de cuidados por la edad.

El cuidado es una corresponsabilidad que contribuye al respeto de los derechos humanos de la persona por su condición como tal y es propio de la condición humana.

Por lo tanto, la corresponsabilidad en el cuidado de las personas mayores, no es algo propio de la edad, sino de la condición humana y de sus derechos humanos. Como lo son en otras etapas de la vida.

De la misma forma que son compartidas otras funciones sociales como brindar afecto, cariño o las experiencias acumuladas a las personas más jóvenes.

Entonces se hace necesario avanzar en una nueva ética social de las relaciones, fundada en los derechos humanos que nos permita avanzar hacia una sociedad que no hable de cargas; sino de acuerdos de corresponsabilidad compartida y de relaciones de mutuo respeto.

Lic. Guillermo Rodríguez

Aula Mayor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.