Edadismo

En este momento estás viendo Edadismo

Edadismo

¿Qué es el edadismo? 

El significado de «edadismo» fue recogido recientemente por la RAE, su definición llama a la reflexión sobre situaciones demasiados frecuentes: 1. m. “Discriminación por razón de edad, especialmente de las personas mayores o ancianas”.

Incluye todos aquellos comportamientos discriminatorios, tópicos, discursos y actitudes negativas hacia la persona mayor o grupos de personas de edad. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1 de cada 2 personas en todo el mundo es edadista contra la persona mayor.

También es frecuente que el edadismo y la discriminación de género se ejecuten juntas: las mujeres mayores suelen sufrir discriminación por razón de edad y por su género, lo que se denomina “discriminación múltiple”. 

En ocasiones, se puede añadir algún rasgo subjetivo o de etnia de la persona, por lo que también suelen sufrir racismo. “Discriminación interseccional”.

La discriminación por razón de edad puede adoptar muchas formas. Con simples comentarios sobre limitaciones físicas o psicológicas relacionadas con la edad. 

También pueden ser actitudes que infantilizan, aminoran o incluso denigran, prácticas que pueden ser de uso en instituciones, medios de comunicación, acciones del Estado o discursos políticos.

Cómo se origina y reproduce el edadismo

El edadismo surge de la observación del debilitamiento cognitivo y físico de ciertas personas mayores, como las que atraviesan demencia o disminución funcional física, que luego se generaliza y se atribuye falsamente al resto de personas mayores. 

Considerar que todos los mayores son dependientes, vulnerables o incluso menos «útiles» que el resto de la comunidad es una discriminación que tiene por función social la de justificar las desigualdades sociales.

Estas generalizaciones producen y reproducen mitos y estereotipos que suelen llevar a muchas personas a sentir miedo a envejecer, ya que creen que sufrirán estas enfermedades, entre otras cosas. 

Al temor a envejecer se lo ha definido como “gerontofobia” y el edadismo tiene como consecuencia llevar a una generalización errónea y a encasillar una etapa de la vida como “mala” y “no deseada”. 

Tipos de edadismo

Algunos tipos de edadismo pueden ser:

  • Edadismo institucional.

Es el que se ejerce desde las instituciones mediante servicios diferenciados con pautas no escritas, reglamentos y normas que limitan o restringen el acceso a las personas mayores por alguna condición vinculada a la edad. 

También puede evidenciarse la discriminación por razones de edad en las instituciones mediante el lenguaje, con narrativas que se utilizan y reproducen en lo cotidiano como bromas y/o ironías sobre las personas de edad y la vejez.  

  • Edadismo inconsciente a nivel personal.

Engloba todas las palabras y acciones que hacen las personas a título personal que discriminan por edad a sí mismas sin darse cuenta. 

Esto se debe a una falta de deconstrucción en este aspecto. Es decir, no pensamos y no analizamos lo que decimos, y en muchas ocasiones nos limitamos a repetir frases.

Para no ejercer el edadismo, debemos analizar lo que construimos con nuestras palabras para evitar caer en este tipo de discriminación. 

  • Edadismo intencionado.

Es cuando se discrimina a personas mayores intencionadamente. 

Suele ejercerse cuando alguien quiere dañar y/o aprovecharse de la persona debido a la edad para ejercer una diferencia social prejuiciosa y discriminatoria.

Algunos ejemplos de edadismo, prejuicios y estereotipos.

La discriminación por razón de edad está arraigada en nuestra sociedad y se transmite a través de tópicos recurrentes que sitúan automáticamente al envejecimiento y a las personas mayores en una posición de inferioridad, sin tener en cuenta sus capacidades y su situación personal. 

Algunas de las más comunes:

«Todas las personas mayores son inactivas».

Esta afirmación es falsa, es un gran error pensar así ya que muchas personas mayores tienen participación con roles y funciones destacadas en la vida social y política. 

Además en muchos países, la mayoría de las personas mayores de 60 años gozan de excelente salud y son muy activas físicamente.

Los avances médicos y una nueva cultura de bienestar facilitan un envejecimiento saludable para alcanzar la vejez en buen estado y poder dedicarse plenamente a proyectos destacados, al ocio y disfrutar de la vida en actividad.  

«Las personas mayores no entienden la tecnología y son incapaces de utilizarla».

Esto se denomina edadismo digital, es la idea preconcebida de que las personas mayores no pueden aprender y desarrollar capacidades digitales. Prejuicio muy extendido y fuertemente arraigado entre las generaciones más jóvenes auto designadas cómo de la era digital. 

Las nuevas tecnologías es uno de los sectores en los que hay más discriminación, prejuicios y desigualdad en contra las personas mayores.

«A tu edad, no puedes hacer eso».

Este es un edadismo considerado, erróneamente, protector. Las actitudes discriminatorias no son necesariamente fruto de la mala intención. 

La discriminación por razón de edad se manifiesta a menudo en comentarios o comportamientos de origen benévolos, pero que resultan sobreprotectores para las personas mayores y las privan de sus libertades, autonomía y derechos. 

Conclusión

Es suficiente analizar los comentarios que hablamos y escuchamos en lo cotidiano de comunicadores, líderes religiosos y políticos para poder detectar más situaciones en las que se está discriminando a las personas mayores, para aprender y corregir. 

Tres simples pasos para cambiar el edadismo:

  1. Analiza tus acciones, palabras y narrativas desde el punto de vista de la discriminación por razones de edad. 

Pregúntate: ¿esto puede herir a alguien? ¿Se está aminorando o invalidando a una persona mayor?

  1. Detecta el edadismo en los demás. Modificar la discriminación para las evitar el edadismo es una responsabilidad colectiva, por lo que si detectas una acción o una frase discriminatoria, házselo saber a la persona que lo está realizando. 

Corrige con respeto, se puede ayudar a reformular la frase y buscar alternativas para reducir el edadismo en la sociedad.

  1. Modificar nuestro lenguaje y comentarios sobre la vejez, ya que nuestro lenguaje acaba creando nuestras creencias. La gerontología contribuye a la formación en  nuevas creencias sobre la vejez como una etapa positiva, puede sernos muy útil para reconocer la heterogeneidad y riqueza de las personas mayores.

De esta manera, podemos desarrollar un envejecimiento más responsable y conseguir aspirar a formar una sociedad que reconozca las capacidades y aportes de las personas mayores y eliminar el edadismo. 

Referencias

Diccionario en línea “Real Academia Española”: https://dle.rae.es/edadismo?m=form

Cuideo.com

ONU Informe Mundial sobre Edadismo: https://iris.paho.org/handle/10665.2/55871

Deja una respuesta