Salud Financiera

Salud Financiera y Envejecimiento

A los 55 años, Adriana vive con dos hijos y cinco nietos. Desde hace 20  años, se gana la vida vendiendo ropa, algo que espera seguir haciendo hasta que le sea posible. 

Sin embargo, sus hijos hace más de cinco años están con trabajos informales y en ocasiones desocupados. Ella, por momentos, siente que no tiene fuerzas para seguir adelante. 

Muchas situaciones como esta son frecuentes en nuestro país y en toda la región; podríamos preguntarnos: ¿Cómo cubrirá Adriana sus necesidades básicas cuando su capacidad física le impida vender estos productos? ¿Podría organizar suficientes reservas para cubrir sus gastos a futuro? Cómo llegará Adriana a su vejez?

Salud Financiera en la Vejez

Este 1° de Octubre, en el día Internacional del Adulto Mayor, la Organización de Naciones Unidas nos invita a reflexionar sobre las disparidades y desventajas a las que están sometidos muchas personas mayores y el camino a seguir para poder acceder a la igualdad en calidad de vida y bienestar.

Existen muchos estudios y evidencias sobre el impacto negativo que tiene la pobreza y las crisis económica sobre la vida de las personas, no obstante, es necesario reconocer y poner en evidencia también lo que la pobreza provoca en las personas, en etapas previas a la vejez y sus consecuencias durante la vejez.

Por lo tanto, se hace necesario buscar respuestas para actuar anticipadamente y prevenir efectos irreversibles de un envejecimiento patológico. Respuestas adecuadas del Estado o de los sujetos para el desarrollo de calidad de vida a futuro. Sobre todo con personas mayores que deben hacer frente a la desigualdad y los problemas financieros de la falta de recursos para acceder a los recursos propios de una vida digna.

Sin perder de vista que, a menudo se desvincula el factor económico de la vejez y con esto se niega la necesidad de contar con aquello recursos que posibilitan una vida digna, lo necesario que permita el disfrute y una vida sin sufrimientos durante la vejez.    

Impacto de las Necesidades sobre el Envejecimiento

Muchos estudios se ocupan de mostrar factores como la genética, el estilo de vida y el medio ambiente influyen de alguna manera, en cuándo y cómo envejecemos. Pero a estos factores,  también hay que agregarle un factor determinante, que es la situación financiera de las personas, en cuanto medios para acceder a los recursos, su administración y uso. Basta pensar que se recomienda llevar una dieta mediterránea para una vejez saludable, pero la misma implica contar con los recursos económicos para acceder a ella. 

En una investigación del Centro para el Envejecimiento Saludable y el Departamento de Salud Pública de Copenhague, han descubierto que cuatro o más años con un ingreso por debajo del umbral de pobreza, durante la vida adulta puede hacer una diferencia significativa sobre cuánto y cuándo el cuerpo comienza a mostrar signos de envejecimiento. 

Esto significa que un proceso de necesidades de recursos continuo de cuatro años o más en la etapa de la adultez significa que pueden comenzar a evidenciarse datos significativos y  acelerados de envejecimiento.

Incidencia de la Seguridad Financiera

Para aprender sobre la incidencia de la seguridad financiera y los signos de envejecimiento en el cuerpo, los investigadores estudiaron a 5500 personas de mediana edad, usando varios marcadores de envejecimiento como: la capacidad física, función cognitiva y nivel inflamatorio. 

Luego, los resultados se compararon con los ingresos económicos de los participantes durante los 22 años previos a la prueba. Y además, se consideró un ingreso anual del 60% por debajo del ingreso medio, como pobreza relativa.

De esta forma, los investigadores encontraron que existe una correlación significativa entre la seguridad financiera y el envejecimiento temprano. Estos es que: las personas con Baja Seguridad Financiera envejecen antes.

Esto resulta muy importante ya que permite generar medidas preventivas y políticas públicas a tiempo, según el profesor Rikke Lund, encargado del estudio del Centro para el Envejecimiento Saludable y el Departamento de Salud Pública.

El envejecimiento temprano significa que habrá que realizar intervenciones de salud a una edad más temprana, y esto puede ser interpretado como una carga o como una oportunidad para el envejecimiento saludable; tanto para el individuo como para la sociedad. 

Salud financiera

Por lo cual se debe aprovechar este tipo de datos que muestran los factores que inciden en un envejecimiento anticipado para prevenir problemas de salud pública, pero también el desarrollo positivo de una población. 

Cabe tener en cuenta, que muchas personas, no necesariamente experimentan una capacidad física notablemente peor hasta que envejecen, y por lo tanto, no son conscientes de que sus cuerpos han comenzado a envejecer prematuramente por las escasez de recursos y menor calidad de vida. Esto significa que no habrá un enfoque con medidas preventivas hasta que sea demasiado tarde.

La Pobreza Afecta la Fuerza de Agarre y la Memoria

Los participantes del estudio pasaron por pruebas físicas y cognitivas, cada una de las cuales es una expresión de fuerza y ​​función general. Entre otras cosas, los investigadores midieron la fuerza de agarre de los participantes, cuántas veces podían levantarse y sentarse en una silla en 30 segundos, y qué tan alto podían saltar. Las pruebas cognitivas fueron, por ejemplo, tareas de memorizar secuencias.

Se encontró una diferencia significativa entre los resultados de la prueba. Las personas que han estado por debajo del umbral de pobreza relativa durante cuatro años o más en su vida adulta tuvieron un rendimiento significativamente peor que aquellas que nunca han estado por debajo del umbral de pobreza“.

Los resultados mostraron, entre otras cosas, que el grupo con problemas financieros, en relación con el grupo de comparación, pudo levantarse y sentarse dos veces menos cada 30 segundos, y que su fuerza de agarre se reduce en 1,2 kilos.

Ejercicios de fuerza para mejorar agarre

Además, los investigadores han medido el nivel inflamatorio de los participantes, es decir, un estado inflamatorio que proviene del interior y se mide en la sangre. Donde un alto nivel inflamatorio es una señal de que el cuerpo está en estado de alerta y también puede usarse como marcador de enfermedad y envejecimiento. El estudio mostró que las personas con dificultades financieras también tenían niveles inflamatorios más altos.

“Los resultados muestran una imagen de que los grupos que experimentan serios desafíos financieros varias veces en su vida adulta envejecen antes que otros”.

Desde una perspectiva más amplia, los resultados deben inspirar una re-consideración de las tasas reducidas de los beneficios públicos que generan las medidas políticas adoptadas para prevenir secuelas negativas sobre el cuerpo en edades tempranas a la vejez en tiempos de crisis”, y generar nuevas políticas que compensen estas desigualdades.Sobre todo con planes y políticas que comprendan a las personas que transitan etapas vitales de la adultez, entre los 40 y 60 años. 

Acciones e Intervenciones Posibles

La seguridad financiera es una área importante de trabajo para el desarrollo gerontológico, con objetivos que ayuden a sostener e incrementar las reservas económicas con las que se llegan a la vejez y  vivir con calidad de vida.

Algunas acciones concretas: 

  • Una protección social más amplia y de bienestar con políticas del Estado para las personas mayores y adultos desocupados entre los 40 y 60 años..
  • Un sistema de pensiones que incluyan fondos públicos y privados. 
  • Fuerte incentivo de trabajo y empleo autónomo en la adultez y vejez.
  • Apoyo informal de familia y amigos.
  • Ahorros y activos de reserva como fuente de ingresos ante necesidades de urgencia.
  • Seguros de salud, con ahorro para contingencia y desempleo. 
  • Capacidad para participar en sociedades familiares y de capital mínimo.
  • Medidas socioeducativa amplias para administrar ingresos económicos estables y evitar gastos innecesarios o alternativos. 
  • Ahorro de Ingresos previsionales.
  • Oportunidades de educación en administración y finanzas personales en la vejez. 

Significa tomar conciencia:  que el desarrollo de la seguridad financiera comienza en etapas previas a la vejez;  para prevenir sufrimientos y desigualdades. Es posible vivir con calidad de vida, si se cuenta con pautas socioeducativas de administración de gastos e ingresos; con vistas a poder disfrutar de una vida saludable, y de tranquilidad en lo económico. 

Fuente:

Universidad de Copenhague Facultad de Ciencias Médicas y de la Salud.

Publicación: Science Daily. Fecha:12 de septiembre de 2019

Link: https://bit.ly/2lbjshX

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s